Cómo decirle no a un cliente

Screenshot_8

Para un emprendedor tan malo es tener poco trabajo como tener demasiado. Y tan malo es tener pocos clientes como tener clientes con los que no merece la pena trabajar. Por eso, es importarte aprender a decirle no a un cliente.

Porque ya te habrás dado cuenta de que hay personas y empresas con las que no merece la pena trabajar, ya sea porque pagan poco y dan mucho trabajo, porque pagan mal o, directamente, porque no tienes tiempo.

DECIRLE NO A UN CLIENTE SIN QUEDAR MAL

La clave cuando tenemos que rechazar un trabajo es ser capaces de decir “no”, sin que esto suponga un problema para el cliente con el que en ese momento no queremos trabajar. La idea es guardarlos una bala en la recámara.

Sí, porque puede que ahora no estemos interesados en lo que nos ofrece, pero puede ocurrir que en el futuro sí lleguemos a estarlo. Por eso, es mejor quedar bien y dejar la puerta abierta a una futura colaboración.

DECIR NO PARA EVITARSE PROBLEMAS INNECESARIOS

Como emprendedor es probable que pienses que rechazar un trabajo puede ser una auténtica locura, especialmente si estás empezando. Que deberías coger todos los encargos que te lleguen. Pero la realidad nos demuestra que no es así.

Si de verdad quieres ofrecer el mejor producto o servicio, muchas veces te compensa tener menos volumen de trabajo pero poder trabajar mejor. Esto te ahorra problemas innecesarios como entregar un trabajo con una calidad inferior a la que es habitual en ti, o sufrir episodios de estrés.

Seguir leyendo: Cómo decirle no a un cliente

Dejar un comentario