Consejos para mantener vivo el emprendimiento

Screenshot_5

Cuando montas tu negocio es normal que la ilusión te motive y te haga seguir adelante día tras día, pero cuando las cosas se estabilizan y la gestión de tu empresa se convierte en algo habitual, puede haber un cierto estancamiento. Es por ello que es importante mantener vivo el emprendimiento.

Porque si no lo haces, lo más probable es que tu negocio acabe dirigiéndose hacia el fracaso, incluso aunque en los primeros meses de existencia haya resultado ser todo un éxito. Miles de ejemplos reales así lo demuestran.

En la puesta en marcha de negocios existe una etapa en la que hay un cierto acartonamiento. Se da cuando el proyecto ya ha empezado a funcionar. Es un momento en el que el emprendedor puede sentirse un tanto desconectado de su idea, porque ahora que está funcionando ya no sabe qué más hacer.

El período entre los 12 y los 24 meses de vida de un negocio es especialmente delicado. De lo que hagamos durante el mismo va a depender en gran medida que el mismo sobreviva o que tengamos que darlo por finiquitado.

LA CURVA GRADUAL DEL EMPRENDIMIENTO

Este fenómeno que acabamos de explicar es algo totalmente normal, porque el desarrollo y crecimiento de un negocio es una curva gradual que va desde arriba hacia abajo. Lo que tenemos que conseguir es que el descenso no sea en picado.

Para no estar un día arriba y al día siguiente darnos cuenta de que hemos llegado abajo, debemos buscar alternativas que nos ayuden a mantener vivo el emprendimiento, que es justo lo que vamos a ver ahora.

Seguir leyendo: Consejos para mantener vivo el emprendimiento

Dejar un comentario