La ‘Ley de startups’ busca una mejora de las propuestas fiscales

El Gobierno de Pedro Sánchez ha elaborado un anteproyecto de Ley para favorecer el crecimiento de las startups que es insuficiente. Barcelona Global junto con los 13 despachos más importantes de la ciudad han planteado una serie de modificaciones para atraer talento e inversión. La Ciudad Condal se la juega con esta ley, al estar llamada a convertirse en el hub tecnológico de Europa.

Por el momento, el Ejecutivo busca una mayor inversión en estas empresas con una rebaja fiscal del 25% al 15% en el impuesto de Sociedades. Además, ha incluido una moratoria fiscal y mejorado el trato tributario de las ‘stock options.

Sin embargo, estas medidas serían un parche y no servirían para atraer inversiones. De hecho, Portugal, Italia o Grecia han aprobado leyes para startups más amigables que España. En esta propuesta fiscal han participado los principales despachos de abogados con sede en Barcelona, como Cuatrecasas, Deloitte, EY, Garrigues, Gomez-Acebo y Pombo, KPMG, Martínez-Comín, Osborne Clarke, Optio, PWC, Roca Junyent, Toda&Nel-lo y Uría Menéndez y Mercer. Todos ellos han trabajado los últimos años con el fin de atraer la inversión y el talento, pero al mismo tiempo retenerlo.

EL CONCEPTO DE STARTUP, A DEBATE

Este nutrido grupo de especialistas fiscales ha emplazado al Ejecutivo a revisar el concepto de empresa emergente y realizar cambios de calado en el Anteproyecto. En concreto, eliminar la limitación de que ninguno de los fundadores lo haya sido antes; extender el plazo en que una empresa puede ser considerada emergente hasta 10 años, en lugar de los cinco propuestos por el Gobierno; e incorporar el silencio positivo en el proceso de acreditación formal del emprendimiento innovador por parte de ENISA.

Las medidas están encaminadas a ampliar el régimen fiscal de impatriación para emprededores, inversores, profesionales independientes y teletrabajadores, ampliando dicho régimen al de impuesto de Sucesiones y Donaciones; que exista la posibilidad de trasladar al inversor los incentivos de I+D+i generados por la empresa emergente; y considerar las retribuciones basadas en instrumentos de patrimonio como rentas del ahorro en vez del trabajo como considera el Ejecutivo.

EL MOMENTO ES AHORA Y NO HAY TIEMPO QUE PERDER

Todo ello al calor del fuerte apetito inversor hacia estas empresas que crecen muy rápido en muy poco tiempo. Para Aurora Cata, presidenta de Barcelona Global, “el momento es ahora y no hay tiempo que perder” a tenor de los datos que ha registrado Europa en los primeros seis meses del año. En concreto, se ha registrado un récord de inversiones de venture capital a nivel mundial, donde el Viejo Continente se ha convertido en la región con mayor crecimiento. Además, las startup generan entre 2 y 3 veces más puestos de trabajo que los sectores tradicionales, llegando a generar el 10% del empleo en mercados maduros como el de EEUU.

CONVERTIR A ESPAÑA EN UN HUB DE LAS STARTUPS

Del total de las propuestas presentadas por este nutrido grupo de expertos, el Gobierno ha rechazado nueve de ellas, imprescindibles para poder convertir a España en un hub tecnológico del emprendimiento y retorno del talento. Un recetario que impediría a Barcelona perder oportunidades para atraer inversión. Y es que, el infierno fiscal al que se someten las empresas hace difícil atraer dinero y valor.

Por este motivo, han pedido al Gobierno estar a la altura de las circunstancias y poder convertir a Barcelona en la sede de “futuros emprendedores y unicornios”, llamados a transformar la economía, con creación de empleo incluida. Así, han recomendado volver a analizar las nueve propuestas enviadas al Ejecutivo e incluirlas en la próxima ley.

En este sentido, han considerado necesaria la modificación del Impuesto de Salida -exit tax-sobre los traslados de residencia de personas físicas a países terceros. Al respecto, han propuesto que se extienda la misma normativa en vigor para traslados dentro de la UE o del área económica a países con convenio de información para evitar la doble imposición.

Además, han pedido ampliar la deducción por inversiones en I+D e innovación tecnológica al 30%-50% frente al 25-42% actual, mientras que el plazo de compensación se pueda alargar a los 30 años frente a los 18 actuales.

EXENCIONES EN PATRIMONIO, SUCESIONES, DIVIDENDOS PARA LAS STARTUPS

También han planteado la exención para startups de los dividendos, intereses y plusvalías generados por los inversores en empresas emergentes. Sería una forma de atraer inversión privada a las startups, una medida que se aplicaría también en el caso de inversiones a través de instituciones de Inversión Colectiva y firmas de capital riesgo, cuyo fin sean empresas emergentes. Para ello tendrían que presentar una inversión del 90% de la cartera como mínimo en este tipo de firmas.

Otra de las propuestas choca frontalmente con la ideología fiscal del Gobierno. Se trata de la exención en el Impuesto de Patrimonio y una bonificación del 95% en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. Son dos tributos que habría que debatir con las Comunidades Autónomas, al estar cedidos. Con esta medida se busca facilitar la inversión de familiares, amigos y los conocidos como ‘bussines angels’. El entorno fiscal sería más atractivo para este tipo de inversión.Como la anterior, Barcelona Global ha propuesto otra receta que facilitaría la inversión en contra de los planes del Ejecutivo a la hora de bajar impuestos. Se trata de aumentar la base máxima de deducción del IRPF por inversiones en empresas emergentes hasta los 300.000 euros frente a los 100.000 propuestos en el Anteproyecto. Además, piden la creación de una deducción similar en el Impuesto de Sociedades.

LA FISCALIDAD DE LAS COMISIONES DE LOS INVERSORES

Tratamiento fiscal del denominado ‘carried interest‘ -la comisión que obtiene el gestor del fondo sobre la rentabilidad que ha conseguido para los inversores del mismo a la hora de invertir en una empresa tecnológica-. La medida que busca la entidad y los bufetes de abogados es que esta comisión tribute como renta del ahorro y no del trabajo.

También han planteado que se califique como renta del ahorro la cesión de las innovaciones creadas en el ámbito laboral, ya que la ley de Ciencia, Tecnología e Innovación las excluye expresamente como renta salarial.

La última de receta consiste en aplicar una exención fiscal a las becas y al trabajo temporal en el extranjero. Sin embargo, sólo se beneficiarían los investigadores con relación laboral, siempre y cuando retornen a España.

Los problemas de las startups, según un estudio elaborado por CaixaBank y el IESE, se centran en la fiscalidad. El 61% identifica concretamente el exit tax como la principal barrera al crecimiento de estas empresas. En segundo lugar, la fiscalidad de las ‘stock options’ y las ‘phantom shares’ son los otros dos obstáculos a los que se enfrentan estas empresas.

Más información: La ‘Ley de startups’ busca una mejora de las propuestas fiscales

Dejar un comentario